La empresa Aguas de Corrientes junto al municipio de Curuzú Cuatiá empezó la semana pasada la construcción de una colectora de cloaca de 800 metros en las calles Chiclana y Laprida. Al finalizar esa etapa, se hará la extensión de 2900 metros de cañerías, en un plazo de 7 meses.
De esta manera, 120 familias de los barrios Ralyn, Ñande Casa y 53 viviendas tendrán acceso al servicio de desagüe cloacal.  
Este trabajo es el primer paso, de el plan 100% cloacas que se estima cumplirlo en un año y medio. De este modo, Curuzú Cuatiá se convertirá en una de las pocas localidades del país que tenga la totalidad de la población con cobertura domiciliaria de agua potable y cloaca, mejorando así la calidad de vida de los curuzucuateños.

Adjuntos