Una vez que utilizamos el agua potable en la cocina, sanitarios, lavado de ropa, higiene personal y vivienda en general, se convierte en efluente cloacal.

En la ciudad de Corrientes dicho efluente es volcado en las aguas del Paraná, ya que por el gran caudal del río la dilución es grande con lo cual no existe índice de contaminación.
En Saladas, Mercedes, Bella Vista, Monte Caseros, Curuzú Cuatiá, Santa Lucía y Santo Tomé el efluente es tratado en las plantas de tratamiento de líquidos cloacales con lagunas de estabilización. Ver proceso
Mientras que en Paso de los Libres y Esquina el efluente es tratado en las plantas de tratamiento de líquidos cloacales con lodos activados. Ver proceso

Adjuntos