En el marco del plan de inversiones, la empresa Aguas de Corrientes empezó esta semana la instalación de las cañerías de impulsión que llevará agua potable al Barrio Bejarano, y además optimizará la distribución en los barrios Molina Punta y Merceditas Collantes.
El acueducto de 315 mm de diámetro, tendrá una extensión de 2.100 metros desde el nuevo centro de distribución que se realizó en el Aeropuerto Piragine Niveyro hasta el barrio, y desde allí se unirá a la red existente a la altura del Aguila.
Es un trabajo complejo, ya que para hacer la conexión definitiva de los caños se tendrá que hacer un túnel debajo de la Ruta 12.
Las tuberías han sido diseñadas en PeAD, material de última generación que permite la fusión de los tubos individuales entre sí, logrando una conducción solidaria sin juntas desde el inicio y hasta el final, lo que disminuye drásticamente la probabilidad de fugas o roturas.
La perforación que abastecerá de agua potable al Bejarano tiene 107 metros de profundidad y se obtuvo 250 metros cúbicos/hora, cantidad más que suficiente.
Por otro lado, ya se completó en un 90% la extensión de cañerías en la red interna y las conexiones domiciliarias del barrio, donde se verán beneficiadas 220 familias.

Adjuntos