Aguas de Corrientes finalizó en apenas tres días la extensión de 1200 metros de cañerías para llevar el servicio al Centro de Evacuados Santa Catalina que el Gobierno está poniendo en condiciones para atender a los evacuados en caso de una posible inundación.

La empresa Aguas de Corrientes finalizó la obra de instalación de 1200 metros de cañerías para brindar el servicio al Centro de Evacuados Santa Catalina.

Aunque en este momento, el río está en bajante las obras para refaccionarlo siguen en vigencia; por lo tanto los galpones que están siendo preparados para instalar a los evacuados ya tienen agua potable.

El predio sin uso como cuartel desde hace 15 años y sin presencia de gente tras la inundación de 1998, trabajaba con un tanque de agua y una bomba que extraía el vital líquido de las napa.

Ante la necesidad de reacondicionarlo, y contando con una red que llega a pocos cientos de metros del lugar, se optó por una conexión nueva y completa, para así también asegurar las condiciones sanitarias de quienes ocuparán el lugar.

La obra, que se terminó en apenas tres días, consiste en la instalación de 1.200 metros de caños de 75 milímetros de PVC que se conectan con los cuatro galpones que van a ser habilitados. Dos van a ser utilizados como lugares para dormir, otro como una cocina comedor y el cuarto como un Salón de Usos Múltiples.

El empalme de la red se realizó desde la intersección de Mocoretá y Santa Catalina, del barrio Santa Catalina.

Además de la extensión de red de agua potable se instalaron hidrantes en caso de incendio y se limpiaron los primeros tramos de la colectora cloacal; ya que por la falta de uso puede presentar alguna obstrucción.

Adjuntos