Durante todo el año la empresa realiza el mantenimiento de las redes de cloacas en las trece localidades concesionadas. Para esto se utiliza un camión desobstructor con monitoreo computarizado que sirven para inspeccionar las redes. En Esquina y Santo Tomé se realizó una limpieza general de las redes y colectoras.

Aguas de Corrientes trabaja en el mantenimiento de las redes cloacales en las trece localidades concesionadas, utilizando el camión combinado –desobstructor-aspirador-. Durante enero y febrero se trabajó en la limpieza de redes y colectoras en Esquina y Santo Tomé.

Los camiones desobstructores con monitoreo computarizado sirven para inspeccionar las redes de agua y cloaca, mediante vehículos especialmente preparados. El monitoreo es un moderno sistema que permite, con pequeñas cámaras de videos introducidas con sondas en las cañerías cloacales, detectar con precisión todo tipo de anomalías, registrarlas para solucionar el problema rápidamente y archivarlas digitalmente, a modo de historia clínica, para futuros trabajos.

Los vehículos se utilizan en caso de problemas puntuales o como ahora para realizar tareas de mantenimiento. En consecuencia, el camión recorre el interior para mantener las redes con el fin de que continúe funcionando regularmente.

En enero se trabajó en Esquina con total eficiencia y en febrero el vehículo se trasladó a Santo Tomé. El trabajo empezó en la zona sur de la ciudad, dónde se registraban algunas obstrucciones en la red y por lo tanto, se limpiaron las cañerías cloacales donde hay cerca de 700 conexiones domiciliarias. Luego se trabajó en el centro y en el resto de la ciudad.

El equipo de profesionales que realizó la limpieza detectó que cuando se limpiaron las redes se encontraron pañales descartables, algodones, trapos de piso, medias can-can y otros residuos que generan problemas en las rejas de las estaciones elevadoras de líquidos cloacales provocando desgastes técnicos y en consecuencia, económicos. Por lo tanto, se solicita a los vecinos que arrojen esos tipos de residuos a la basura, para evitar inconvenientes mayores.

En Santo Tomé funcionan seis estaciones elevadoras que expulsan los líquidos hacia una estación de bombeo, que evacua los líquidos a las principales colectoras cloacales para decantar en las lagunas de tratamiento primarias y secundarias.

Adjuntos